12/7/14

Eu só peço a deus um pouco de malandragem

En primer lugar me gusta cuando el fútbol se goza y no quiero que gane nadie para el que la victoria sea lo mismo que poca cosa.
Por eso quería que salga campeón Brasil, Uruguay, Argentina o un país africano al que le signifique una alegría colectiva.
Me gusta Mascherano inyectando huevos, David Luiz llorando como un niño, Suárez y la pulsional mordida y Pinilla con ese horrible y enorme tatuaje del gol que no fue.
Que Brasil pierda y de esa manera me generó tristeza pura. Es como si el padre se hubiera tirado un pedo en público y hubiéramos quedado ahí, medio riéndonos de él y sintiendo vergüenza. Me da tristeza dominical, me siento niña y me genera un vacío tremendo sentir caído el mito del juego bonito.
También me parece muy boludo lo que de qué se siente. Se debe sentir como la mierda, lo mismo que hubiéramos sentido nosotros con semejante baile dado lo que nos significa el fútbol. Digo, un poco, en ese rincón en el que adoramos este deporte nos duele, o nos debería doler. Qué pesadelo, é un giorno tristíssimo. Cuando veía la peloteada me quedó la misma cara de boluda que a los de la tribuna, no la pude disfrutar ni un momento, me dio esa angustia de ver así al equipo al que me gustaba tenerle miedo, fue una herida folclórica.
Quiero seguir diciendo cosas, casi no escribí de fútbol en todo el mundial.
Amemos a Mascherano, siempre, hagamos una valoración a posteriori. Mascherano no innovó en nada, siempre tuvo esa garra. Ahora que la vimos en masa, no la olvidemos. Es la Argentina de los Messi, pero es más la de los Mascherano.
Estuve discutiendo con mi padre la sal que el falta a Lionel (saquemos el tema de discutir sobre si es Messi es bueno o malo, cualquiera que diga que Messi es menos que alucinante se debería poner en mute). Partiendo de ese piso, todos sabemos que le falta por completo el otro componente. Si tuviera al menos un poquito de barrio, de jeta, de facciones, de espíritu maradoniano, de contagio anímico: sería Dios. Dios. ¿Por qué, sobre el piso de ser "el único" no se le puede pedir un poco, aunque sea fingido, menos de indolencia? No es porque es mi blog y escribo lo que quiero. ¿Por qué, en nuestro fervor ignorante y pasional no le podemos pedir ni el más mínimo rubor brillante? Mierda, estás jugando un mundial, llegaste a la final, no es un trabajo, es una locura. Mentime que me gusta. No importa que haya otros en el equipo que lo hagan, hacelo también vos Lionel, danos cariño.
Mascherano es tremendo jugador porque tiene sangre. Porque la sangre y el querer ganar por sentimiento y propósito personal son su motor. Se le nota que está en combustión de hecho, todo el tiempo. El componente anímico hizo que se fueran derrotados tremendos equipos de este mundial, por ende lo que deja de ser talento y se llame huevo o pasión es demasiado importante para los jugadores y el equipo. España luego del pelotazo contra Holanda, Uruguay sin Suárez, Brasil primero sin Neymar y luego con el karma del 7 a 1. Qué pasa cuando el talento no alcanza y no hay líderes carismáticos, pibes que le digan a un compañero: "rompete todo, es el mundial, no hay más alto que esto" o "es hoy, hoy vas a ser un héroe".
Mañana si ganamos contra Alemania no nos va a gustar más que ganarle a Brasil. Por más que los alemanes sean perfectos y generen miedo, por más que ganarle a Brasil hoy sería como quitarle el caramelo al niño y verlo llorar. No nos va a generar lo mismo porque no les importa el fútbol como a los brasileros, los uruguayos o como a nosotros.
Creamos en el fútbol anímico por favor, sepamos que el sentimiento y el clima hacen al 50% del resultado. Vivemos al jugador que patea mal porque lo silban, al que se pone nervioso, al que se re calienta, al que muerde un hombro aunque lo hayan recontramultado, al Zidane cabeceador de pechos. Gocemos del goce un poco más, es fútbol. 
Y ahora que pienso en el mentime que me gusta a Messi, me estoy acordando que en mi casa dibujé defectuosamente el verso de una canción. La canción me gusta. Ella, Cassia Eller, me encanta. Los versos dicen así "Eu só peço a deus / um pouco de malandragem". Bueno, algo así.